¿Qué es SEM?

No Comments
SEM es una forma de marketing en los motores de búsqueda.

SEM (en inglés, Search Engine Marketing) es una forma de marketing en los motores de búsqueda de internet que tiene por finalidad promocionar un sitio web. Es decir, cuando hablamos de SEM lo hacemos normalmente para referirnos a un tipo de promoción/anuncio de pago que se emplea para dar mayor visibilidad y accesibilidad a una web y/o sus productos y servicios.

Los propios buscadores nos ofrecen este tipo de publicidad a través de sus plataformas de anuncios. Y a partir de ahí, las preguntas que debemos hacernos para concretar una campaña son múltiples: con qué palabra o grupo de palabras queremos promocionarnos en las búsquedas, cuánto estamos dispuestos a pujar por cada término, qué formato de promoción buscamos (búsqueda, display…), a quién queremos dirigirnos…

El SEM, como la publicidad convencional, sirve para dar visibilidad a nuestra marca, producto o servicio, con el objetivo de alcanzar una conversión posterior (que bien puede ser una venta, una suscripción, un registro, una descarga, una llamada o un simple tiempo en página). De este modo, el objetivo no es tanto aparecer en las búsquedas de los usuarios, sino lograr que los que recalen en nuestro site acaben realizando la conversión. El SEM es sólo el anzuelo con el que reclamar al cliente, pero lo que nos interesa es “pescarlo”.

Y en ese sentido, su gran ventaja respecto a otro tipo de técnicas es la inmediatez con la que podemos hacerlo. Y es que, una vez configures los parámetros y características de tu campaña, ésta puede lanzarse al momento con un simple clic. Es decir, en el momento que se activa podrá estar visible en el motor de búsqueda elegido para los términos seleccionados (Google AdWords es la plataforma principal,  pero hay otras como Bing Ads o Yahoo! Search Marketing donde también puedes lanzar este tipo de campañas).

Ejemplo de anuncio con Google Adwords.

¿Parece sencillo no? Pues el éxito o fracaso de tu campaña depende de múltiples factores que debes considerar. El famoso Quality Score de Google Adwords, por ejemplo, es el juez que determina el valor que tienen tus anuncios, el que establece una posición para ellos en los resultados de búsqueda y también el que incide en el coste por clic de cada término (CPC). Vaya, que dependiendo de esa valoración tu campaña irá rodada o por contra podría hundirse en el fango.

Para esa valoración influyen todo un compendio de factores. Entre ellos la página de aterrizaje del propio anuncio, la velocidad de carga, la calidad y sintonía de las palabras claves con el site o, mismamente, la antigüedad de la campaña. Por lo tanto, la optimización de todos esos elementos y una configuración adecuada para cada grupo de anuncios marcarán el éxito o fracaso de los mismos.

Evidentemente, si optimizamos todos estos elementos y logramos aparecer en los primeros resultados de búsqueda para determinadas palabras clave, estaremos llegando al usuario que nos interesa y, por tanto, estaremos más cerca de rentabilizar nuestra inversión en SEM. Por eso, para saber cómo va cada campaña, no debemos esperar ni intuir su resultado, sino medir y analizar su rendimiento para ver si están logrando los objetivos estipulados.

Como veis, el SEM no es algo estático ni autónomo, no es algo a lo que poner el piloto automático y esperar visitas sin cuartel. Al contrario, es un prueba y error permanente, que te enfrenta con otros anunciantes que, como tú, también quieren optimizar y mejorar sus campañas.

 

Responsable de contenidos en Lead Marketing Digital.

Acerca de este blog

Un lugar para compartir ideas, novedades y curiosidades del marketing online, te invitamos a que lo leas y nos aportes tu opinión.

¿Hablamos?

Estudiamos tu modelo de negocio para identificar cuales son las herramientas más adecuadas para conseguir tus objetivos de la manera más rentable

More from our blog

See all posts
No Comments
     

    Leave a Comment